Tesis // Deuda externa, inflación y Menem: La crisis financiera argentina de 2001

Publicado en por Opiniones Creadas

La crisis Argentina de 2001 fue la peor crisis financiera en la historia
Argentina. Como resultado de la crisis financiera, la mayoría de la gente
perdió mucho dinero y la población sintió que habían sido traicionados por
su propio gobierno. Aún más, durante el 20 y el 21 de diciembre en 2001, 27
manifestantes fueron muertos por la Policía Federal en la Plaza de Mayo.
¿Exactamente quién es culpable y qué causó la crisis? En general, hay cuatro
razones principales que pueden explicar la crisis. Para muchos porteños, el
problema empezó con el ex-presidente Carlos Saúl Menem y más específicamente
con sus decisiones económicas durante su segundo periodo como presidente
(1995-1999.) También, se puede decir que la alta inflación y la
hiperinflación de los noventas contribuyeron al pánico final en 2001. La
enorme deuda internacional del país no ayudó a la situación económica de
ninguna manera. Finalmente, la crisis brasileña en 1999 tuvo un gran impacto
en la salud de la economía Argentina, ya que ésta sintió los efectos de la
crisis brasileña, hasta llegar a su propia crisis en 2001. Con el tiempo, en
2002 la cotización del dólar respecto al peso abandonó su paridad de un peso
por dólar. Básicamente, el cambio de una tasa fijada a una tasa flotante fue
lo que salvó al país. Desde 2003 bajo la presidencia de Néstor Carlos
Kirchner Ostoic, la economía Argentina ha ido recuperándose y la tasa de
cambio con el dólar está en una tasa segura de 3:1. En fin, la crisis puede
ser vista como una lección para las economías de mercado, es decir, un país
no puede mantener una tasa fija, el flujo libre de capital y el control de
su política monetaria todo al mismo tiempo.

Carlos Saúl Menem fue el presidente argentino de 1989 a 1999. Antes de los
1990's, la economía Argentina experimentaba mucha inflación. En el verano de
1989, la inflación fue 200% y 3000% anual (World Development Indicators,
2007.) Era obvio que esta "hiperinflación" era un problema y por eso, los
consejeros económicos necesitaban mejorar la situación. En 1991 bajo la
presidencia de Menem, el gobierno fijó el peso argentino uno a uno con el
dólar y estableció la Ley de Convertibilidad. Esta ley limitó el crecimiento
de la base monetaria y como resultado la tasa de inflación cayó muy
rápidamente. En 1992, la tasa de inflación fue 24,9% y cayó a 10,6% en 1993.
En 1994, la tasa de inflación fue 4.2% y cayó a 3,4% en 1995 y luego a ,2%
en 1996 (World Development Indicators, 2007.) La Ley de Convertibilidad
estaba funcionando y la economía Argentina se estaba recuperando. Aún más,
el Producto Bruto Interno (PBI) de Argentina aumentó 35% de 1990 a 1994.
También, la tasa fijada permitió importaciones muy baratas porque había un
constante flujo de dólares en circulación.
       En teoría, el problema fue la continuación de esta política después
de la reelección de Menem en 1995. Menem y sus consejeros económicos
continuaban la Ley de Convertibilidad después de su reelección en 1995. En
las economías, si un país elige una tasa fija, pierde su habilidad para
controlar su política monetaria. Como resultado, el país no puede controlar
sus tasas de intereses si es necesario. Menem y sus consejeros continuaban
la tasa fijada con el dólar, aunque la economía estaba muy estable. En
teoría, Menem debería haber abandonado la tasa fijada a una tasa flotante,
pero ese no fue el caso. Esta dependencia con el dólar creó mucha
especulación de los inversores extranjeros y los argentinos. Como
consecuencia de la continuidad de la Ley de Convertibilidad después de 1995,
muchas de las exportaciones argentinas llegaron a ser no-competitivas. Esta
ley privó el país de su propia política monetaria independiente. Por eso, el
país no pudo fijar sus tasas de intereses cuando era necesario y era muy
vulnerable a los cambios en los precios mundiales.

En enero de 1999, Brasil experimentó su propia crisis económica donde el
valor del real brasileño se devaluó y, en efecto, la economía Argentina
sufrió también. Antes de 1999, 30% de las exportaciones argentinas fueron a
Brasil. La economía argentina dependía mucho de exportar a Brasil. Como
resultado de la devaluación en el real brasileño, Argentina experimentó una
caída en sus ingresos desde Brasil (Luna, 1997.) En 1999, bajo el presidente
argentino Fernando de la Rúa, el PBI cayó por 4% y Argentina entró en una
recesión.
La gran deuda internacional de Argentina en los noventas contribuyó a la
crisis en 2001 también. En 2000, su deuda externa fue $125 millones, la cual
constituyó la mitad de su PBI en ese momento (Segaller, 2003.) Como una
consecuencia de esta deuda inmensa, la cuenta capital de Argentina aumentó
también. Según King, en los noventas "el valor del dólar de las
exportaciones argentinas creció a 7,7%. Eso no fue suficiente porque la
deuda externa creció 9% cada año" (King, 2005.) Como resultado, la economía
Argentina pareció ser muy débil y no era estable para la inversión
extranjera. Por eso, muchos inversionistas extranjeros especulaban sobre la
condición de la economía argentina y en 2001, $20 billones en capital
dejaron la economía (Segaller, 2003.) Esta reducción en la inversión en la
economía Argentina creó mucha especulación de la población argentina
también. Temiendo un pánico económico y una devaluación en el valor del peso
argentino, la gente convirtió sus pesos por dólares en grandes cantidades y
después, puso sus dólares en los bancos extranjeros. Este fenómeno se llama
"capital flight." Como resultado, en diciembre de 2001 el gobierno argentino
creó la ley que se llamó "el corralito." El corralito permitió que sólo
pequeñas cantidades de dinero salieran de los bancos a un tiempo.
Inicialmente, durante los primeros meses, los argentinos sólo pudieron
obtener 250 pesos cada semana de los bancos y los cajeros automáticos. El
objetivo del corralito era evitar la salida de dinero del sistema bancario y
evitar el colapso del sistema monetario en conjunto.
Las manifestaciones comenzaron el 20 y 21 de diciembre de 2001 en la Plaza
de Mayo. Después de dos días de manifestaciones, veintisiete argentinos
murieron como consecuencia de la violencia por la policía federal. Fernando
de la Rúa salió del país en 21 de diciembre de 2001 por temor a las
protestas populares. Eventualmente, la tasa fija y el corralito fueron
abandonados en enero de 2002 y en diciembre de 2002, respectivamente. Con
eso, el peso argentino fue puesto en una tasa flotante e inmediatamente se
devaluó. El país no se recuperaría completamente hasta 2004 bajo la
presidencia de Kirchner. En 2002, el PBI de Argentina fue -11%, la inflación
fue 31% y la inversión directa extranjera fue $2,14 billón. En el mismo año,
el peso argentino se devaluó por 75%. En 2003, PBI creció por 9%, la
inflación fue 10% y la inversión directa extranjera cayó a $1,65 billón
(World Development Indicators, 2007.) Sin embargo, en 2004, el PBI se
mantenía en el 9%, la inflación cayó a 9% y la inversión directa extranjera
creció a $4,27 billón. Es evidente que las políticas económicas de Kirchner
y la decisión para abandonar la Ley De Convertibilidad beneficiaron la salud
interna del país.
La economía Argentina no se recuperó todavía de la crisis en 2001, pero su
condición corriente estaban mucho mejor que sus condiciones sobre 2001 o
2002. En 2006, la economía argentina experimentó un excedente comercial, lo
cual significó que el gobierno estaba engendrando el dinero positivo.

La crisis financiera en 2001 debe ser vista como una lección en la economía
del país. Sí, hay un tiempo cuando es necesario adoptar una tasa fija en una
economía, porque ésta puede combatir contra la inflación. Sin embargo, hay
un tiempo cuando es necesario abandonar la tasa fija porque el gobierno va a
necesitar a controlar sus tasas de intereses. Los argentinos asocian la
crisis con Menem y especialmente con sus decisiones económicas durante su
segundo periodo como presidente. Pero hay factores que pueden explicar
también la crisis. La inmensa deuda internacional, la crisis brasileña de
1999 y la inflación de los noventas son todas explicaciones posibles que
pueden ser asociadas a la crisis de 2001.

1. Luna, Félix. Historia de la Argentina. Editorial Planeta Argentina
S.A.I.C. Buenos Aires. 1997.
2. Segaller, Stephen. Wide Angle. The Empty ATM. PBS Video. 2003.
Thirteen WNET. New York.
3.The World Bank Group. World Development Indicators. 2007.
www.worldbank.org/data <http://www.worldbank.org/data>
4. Argentina. www.cia.gov/cia <http://www.cia.gov/cia>  2006.
5. King, Philip and King, Sharmila. Internacional Economics and
International Economic Policy. McGraw-Hill Irwin. New York. 2005

--
Blog Opiniones Creadas http://opinionescreadas.over-blog.es/
<http://opinionescreadas.over-blog.es/>  y Blog Videos Opiniones Creadas
http://videosopinionescreadas.over-blog.es
<http://videosopinionescreadas.over-blog.es>

Comentar este post